La Administración reconoce errores en la planificación educativa del inicio de curso

Lo que ha propiciado la caída de un buen número de plazas de la oferta inicial: de las 2.722 plazas iniciales previstas, hoy se han adjudicado finalmente 2.622

No se han equivocado en dos o tres plazas, no. Son 100 plazas menos. Cada vez peor.

La noticia del día es que el curso va a comenzar con menos profesores de los previstos y tendremos que esperar hasta el 19 de septiembre para conocer la nueva convocatoria de plazas, normalmente sustituciones ordinarias de docentes por enfermedad u otras causas. Aunque, como cada año, también saldrán vacantes, precisamente por la ausencia de planificación educativa arriba referida, lo que va a permitir que docentes con menos mérito alcancen plazas mejores que las ahora adjudicadas.

Esperemos a ver cómo se las arreglan los centros afectados de los 33 ciclos formativos en los que no se adjudicaron vacantes por no haber “suficientes” matrículas.

En definitiva, hasta el 25 de septiembre no estará en las aulas todo el profesorado necesario. Plazo que se retrasa aún más en el caso de que el docente sea discapacitado, ya que se requiere de un informe previo de compatibilidad de la discapacidad con el puesto, algo que lleva su tiempo.

Como solución la administración apunta lo que ya se hace en otras CCAA: la petición de interinos a finales de agosto o bien la petición a ciegas.

Está todo inventado: la petición a ciegas es la que tienen los funcionarios de carrera en sus procesos administrativos y que con éxito muchas CCAA aplican a sus interinos, razón por la que el profesorado interino ya conoce sus destinos en el mes de julio.

Desde ANPE nos preguntamos si no subyace una motivación económica, ahorrarse unos cuartos al dilatar los contratos, a pesar del grave perjuicio para alumnos y profesores. La misma razón económica que guía la reducción de jornada laboral a 25 docentes de religión que mañana formalizan sus nuevos contratos.

Además, ANPE exige la adecuada dotación de las plantillas docentes con todos los interinos necesarios y la inmediata convocatoria para determinar las necesidades de profesorado para la próxima convocatoria de Oposiciones, como único modo de estabilizar las plantilla docente, que en Asturias ronda ya el 30% de contrataciones, que cada curso se ven obligados a enfrentarse a un nuevo centro, un nuevo proyecto educativo, nuevos alumnos y diferente localidad donde residir o desplazarse.

Acceso Afiliados

Guías